El 31 de octubre de 2015 fue, sin duda, un día de celebración de la cultura en la ciudad. Tras años de dejadez en que el tiempo pasaba sin que la Casa de Panero fuera nada más que una estancia vacía, ahora —por fin— ha comenzado su proceso de musealización. Y de la manera más coherente posible, pues en la primera sala de este ilusionante proyecto comparten mención tanto la Escuela de Astorga —Luis Alonso Luengo, Ricardo Gullón, Juan y Leopoldo Panero— como su creador intelectual, el poeta Gerardo Diego

            Por este motivo, se organizaron unas jornadas de homenaje al escritor del 27 que tuvieron dos actos centrales. El primero fue el descubrimiento de la placa que recuerda los veranos que el poeta estuvo en Astorga, en la calle Rodríguez de Cela, número 11. Allí, las intervenciones de Íñigo de la Serna, alcalde de Santander y presidente de la Fundación Gerardo Diego y, muy en especial, la de Elena Diego, hija del autor de Manual de espumas, conformaron un acto emotivo de sentido homenaje. Este se completó con la lectura de muchos de los poemas de «Jardín de Astorga», conjunto lírico que el poeta compuso a raíz de su estancia en la ciudad, y con el acompañamiento instrumental de un grupo de alumnos de la Escuela Municipal de Música.

gerardo-diego-placa

            El segundo se llevó a cabo esa misma tarde, en la Casa de Panero. En ese marco incomparable, se presentó el libro de Javier Huerta Calvo, Gerardo Diego y la Escuela de Astorga. En la misma intervinieron Juan Cuesta Diego, vicepresidente de la Fundación Gerardo Diego, y el poeta Antonio Colinas. El bañezano, además de comentar en profundidad la obra, ilustró su intervención con un rico anecdotario de algunas de las conversaciones con Luis Alonso Luengo o de las tertulias del Café Gijón en que participó.

image_evento_final_17159_2015-11-12_09_09_59

Las jornadas se remataron, finalmente, con la visita a la primera de las salas que harán de esta Casa-Museo un espacio privilegiado de la cultura en Astorga. El homenaje a Gerardo Diego en su relación con la Escuela de Astorga fue, pues, un primer paso importante en la consecución de un proyecto que solo redundará en el beneficio de la ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s